Morromico Project

.

En el pacifico oriental existe un lugar prístino donde un indomable litoral, islas tropicales y selvas casi impenetrables esconden secretos por encima y por debajo de sus aguas, el Chocó.

La palabra Chocó proviene de la palabra “Chocoes” que era el nombre que le daban los conquistadores a aquellas comunidades indigenas emparentadas lingüísticamente y con características socioculturales semejantes, que habitaban las llanuras y colinas selváticas del pacifico de Colombia, Ecuador y Panama.

El Chocó que hoy conocemos se extiende por todo lo largo de la costa pacifica colombiana, el sur de Panamá en la provincia del Darién y los bosques húmedos del Noroccidente de Ecuador, esta bioregión abarca al rededor de 175.000km², una región con características prácticamente irrepetibles en el planeta, en cuanto a diversidad biológica y cultural.

Con 10.000mm de agua que cae del cielo este es el lugar con los valores mas altos en pluviosidad de la tierra, si lo comparamos con los aproximados 840mm anuales de Bogotá, 1078 mm de Estados y 650mm en Europa podríamos tener una idea mejor. Estas lluvias se presentan casi en todo el año, esto hace que las condiciones sean favorables para que en mas de tres cuartas partes en su territorio existan densas selvas húmedas tropicales donde habitan mas de 11.000 especies de plantas vasculares y mas de 1.700 especies de animales, pero lo que hace especial al Choco es que de este total, al rededor del 25% de las plantas y el 13% de fauna son endémicos, lo que convierte al Choco Biogeográfico en uno de los Hotspot mas diversos de la tierra. Esta alta riqueza es apenas superada por la región Amazónica que ocupa 5.5 millones km².

Pero el Chocó no es solo una región rica en biodiversidad, es también un lugar único en cuanto a cultura, con mas de 20 grupos étnicos en toda su distribución y grupos afrodescendientes el Chocó posee una rica mezcla de costumbres africanas mezcladas un poco con las costumbres de las etnias locales y a su vez cada uno mantiene en gran medida sus propias costumbres.

La gran concentración de formas de vida y su expresión y el aún reducido grado de transformación de los sistemas naturales en esta región, se deben a su relativo aislamiento e inaccesibilidad, determinados por condiciones ambientales extremas. Sin embargo, esto no siempre ha evitado el surgimiento, a veces improvisado, de iniciativas para modernizarla e incorporarla al desarrollo económico, mediante grandes construcciones de infraestructura, o a través de la explotación de sus recursos minerales y forestales, lo cual ha despertado la atención de los conservacionistas a nivel mundial. El Chocó Biogeográfico figura entre las 25 regiones del mundo calificadas como prioritarias para la conservación de la naturaleza.